Joven Brasileña Lucha Contra el Botulismo en Colorado

Claudia, una joven brasileña de 23 años, sufrió parálisis y fue hospitalizada con botulismo tras un intercambio de trabajo en Colorado.
Picture of Hola, Soy La Dra. Jackie López

Hola, Soy La Dra. Jackie López

Bienvenidos a Salud en Corto.

Categorías

Una joven brasileña de 23 años, Claudia de Albuquerque Celada, adquirió botulismo tras un intercambio de trabajo en Colorado. La enfermedad, que afecta al sistema nervioso, la dejó paralizada y dependiente de un ventilador.

Los primeros síntomas que Claudia comenzó a experimentar fueron mareos, visión doble y dificultades respiratorias.

Dos semanas después de su ingreso hospitalario, los médicos confirmaron que tenía botulismo, una infección bacteriana potencialmente mortal que se contrae principalmente por consumir alimentos contaminados.

Luisa, la hermana de Claudia, ha compartido en redes sociales la angustiante experiencia de su familia. “Estamos en un país que no es el nuestro, hablando otro idioma, con gente que no es parte de nuestra familia”, expresó Luisa, destacando la importancia del apoyo familiar en momentos críticos.

La situación de Claudia empeoró rápidamente. A pesar de comunicarse con amigos sobre su malestar, fue encontrada al día siguiente con parálisis facial y dificultad para respirar. Pronto, la parálisis se extendió a todo su cuerpo.

Luisa mantiene la esperanza de que Claudia se recuperará más rápidamente en Brasil, rodeada de sus seres queridos. La familia considera que, además de los beneficios emocionales, el regreso a Brasil es una opción más económica.

Con este caso, se resalta la importancia de la prevención y el conocimiento sobre la seguridad alimentaria.

¿Qué causa el botulismo?

El botulismo, causado por la bacteria Clostridium botulinum, puede prevenirse evitando el consumo de alimentos en mal estado, especialmente conservas caseras mal procesadas.

Por ello, es esencial que revisemos que los alimentos que consumimos estén en buen estado. Y aquí hay algunos tipos para hacerlo:

  • Cereales y alimentos secos: Presencia de insectos, humedad o envases deteriorados.
  • Raíces: Textura blanda, brotes o daños visibles.
  • Verduras y frutas: Aspecto marchito o demasiado blando.
  • Carnes, aves y pescados: Olor o color sospechoso.
  • Pescados: Ojos hundidos y escamas sueltas.
  • Carnes y vísceras: Olor desagradable y superficie gelatinosa.
  • Leche: Olor agrio o presencia de grumos.
  • Alimentos enlatados: Latas hinchadas o dañadas deben desecharse inmediatamente.

También lee:

¡Ya Comenzó La Feria De San Marcos! Aquí Está La Cartelera

Vapear Aumenta El Riesgo De Insuficiencia Cardiaca, Estudio

Picture of Lora Helmin

Lora Helmin

Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Inscríbete a nuestro Newsletter

Recibe notificaciones sobre nuevos artículos