Contenido dinámico, o usa el buscador simplemente.

LO CORRECTO EN HÁBITOS: HIGIENE BUCAL.

Es importante que desde pequeños les enseñemos a los niños a cuidar la higiene oral.

Una correcta higiene bucal es una de las principales formas de cuidar la salud y no solo por mantener limpios los dientes, pero existen estudios que demuestran que las personas con una pobre salud bucal, tienen más probabilidad de padecer enfermedades del corazón, problemas intestinales, desarrollar algunos tipos de cáncer y muerte prematura. 


Uno de los principales problemas derivados de una mala higiene bucal es la aparición de caries, afectando del 95 al 99% de la población mundial. Esta es la principal causa de pérdida de dientes, infecciones, deficiencias en la nutrición, atraso el crecimiento físico, aumento de peso, inadecuado desarrollo del lenguaje, costos económicos por tratamientos de emergencia, dolor, problemas de autoestima, y en general, un impacto negativo en la calidad de vida.


Durante la infancia los malos hábitos, como chuparse el dedo, el uso del chupón/biberón después de 1.5 años de vida, morderse las uñas o cuerpos extraños, un pobre cuidado de los dientes de leche, pueden provocar pigmentaciones en los dientes permanentes, debilitar el esmalte del diente en formación, un inadecuado desarrollo de los maxilares, generando problemas en la respiración, en el habla, en la postura y en la apariencia física del niño.


A continuación encontrarás una lista de malos hábitos de higiene y tips sobre lo correcto:

1. Ausencia o pobre cepillado dental: Es importante comenzar a cuidar la boca de nuestros hijos desde el nacimiento, aún antes de que aparezcan los primeros dientes, limpiando las encías, lengua y carrillos de nuestro bebé con una gasa humedecida en agua purificada al menos una vez al día.

Los padres deben realizar la limpieza de la boca de los pequeños hasta que éstos sean

capaces de hacerlo por sí mismos.

La limpieza dental se debe realizar 3 veces al día o después de la ingesta de comida.

2. Duración insuficiente del cepillado: La mayor parte de la población se cepilla los dientes durante apenas 30 ó 40 segundos, este lapso no es suficiente para eliminar de forma eficiente todos los restos de comida. El cepillado debe durar de 2 a 3 minutos.

3. Ausencia de limpieza nocturna: El cepillado nocturno es el más importante. Mientras dormimos la producción de saliva se reduce notablemente. La saliva es la forma natural de eliminar las bacterias por arrastre y limpiar nuestra boca. Además, mucha gente respira por la boca mientras duerme lo que contribuye aún más a la reducción de la saliva y sequedad de la boca.

4. Ni limpiarse la lengua: La lengua es el lugar favorito para el cumulo de las bacterias causantes del mal aliento. El cepillado se puede realizar con un limpiador especial para lengua o con las mismas cerdas del cepillo, colocándolo lo más posterior posible y realizando un movimiento de una sola intención hacia afuera, repitiéndolo hasta que la placa blanquecina sobre la lengua desaparezca.

5. No utilizar hilo dental: El hilo o seda dental debe utilizarse previo al cepillado dental, para eliminar los restos de comida y placa dentobacteriana que queda entre los dientes y que el cepillo no puede alcanzar, previniendo así la formación e caries interdental.

Su uso se recomienda a partir de los 4 años, supervisada por un adulto.


6. UN adecuado cepillo de dientes: La humedad presente en las cerdas del cepillo hará que con el paso del tiempo se convierta en una fuente bacteriológica que sólo contribuirá a contaminar nuestra boca. El cepillo de dientes debe renovarse como máximo cada tres meses o cuando las cerdas del cepillo comienzan a abrirse.


7. Seleccionar la pasta de dientes: Es importante regular la cantidad de flúor que contienen las pastas dentales infantiles por su edad y riesgo de caries. El flúor es un elemento que ayuda a prevenir la aparición de caries pero en exceso puede ser perjudicial para la salud, debido a su alta toxicidad puede provocar desajustes en el desarrollo cognitivo, daña el sistema inmunológico, incidencia de enfermedades autoinmunes, presencia de hipotiroidismo, debilitamiento de huesos, otros.


8. Alimentación no balanceada produce caries: La mayor causa de caries dental en la edad infantil es el consumo frecuente de comidas que contienen azúcar, lo más conveniente es disminuir el consumo de carbohidratos y realizar una dieta con fibra (manzana, pera, zanahoria) para estimular el adecuado crecimiento de los huesos y arcadas en nuestros hijos, desde la erupción de los primeros dientes.

El excesivo consumo de alimentos blandos merma en el tamaño de los huesos maxilares con lo que no hay suficiente espacio para albergar todos los dientes y provoca apiñamiento dental

Recuerda que una dieta balanceada ayudará a tu cuerpo a mantenerse sano.


9. Acudir al dentista regularmente:Es indispensable acudir al dentista desde el primer año de vida y al menos dos veces al año. Recuerda que es más fácil y efectivo prevenir las enfermedades que curarlas.



 Beltran Salazar; INVESTIGAR LAS CONSECUENCIAS DEL EFECTO ACUMULATIVO DEL  FLUOR,  UNA  NECESIDAD  IMPERANTE DE LA PROFESIÓN ODONTOLÓGICA; revista colombiana de investigación en odontología; Vol. 3, Núm. 7 (2012)


Por Dra. Manuela de la Llata, Odontóloga.

Facebook: Happy Teeth Mex

0 Comentarios

Añadir Comentario

Ver Detalles
Agotado